Cosmes Design se renueva

Cosmes Design comienza una nueva etapa, y hemos querido hacerlo estrenando web. Queremos marcar un antes y un después en esta aventura que comenzó hace mucho tiempo, el día que realizó sus primeros dibujos la persona que os escribe.

Nos renovamos para, ahora más que nunca, diseñar, crear, comunicar y disfrutar. Nuestro objetivo es impulsar a cualquiera que necesite transmitir visualmente una idea, comunicar eficazmente un concepto, estimular a su audiencia o navegar con viento a favor en el mundo digital, y además, quiera hacerlo de una forma coherente y creativa. Sea una gran empresa, un pequeño negocio, o un soñador que como yo, no quiere despertar.

Cuando me planteé ser diseñador, sólo pensaba en intentar que las cosas fueran más bonitas, en darle un aspecto y una forma que mejorara la percepción estética que tuviéramos de ellas. Ahora, casi 23 años después de soñar con serlo y 10 años después de diseñar mi primer proyecto en una agencia, veo que estaba muy cerca y muy lejos de la realidad.

El objetivo fundamental del diseño gráfico es comunicar y transmitir, hacer que un concepto más o menos complejo sea asimilado y entendido por el público. Y el de la publicidad, aún más simple, vender. Conseguir que una empresa venda más productos y que su imagen sea percibida de una forma u otra en base a sus intereses es la clave.

Ahora bien, y cito literalmente un artículo de Tendencias del Arte en el que Marga Perera entrevista a Rafael Marquina, referente del diseño y uno de los fundadores de ADI FAD: << Cada día la finalidad de la profesión es más comprendida. William Morris inició el camino con un axioma que luego ha sido mal interpretado “lo que hace la industria es feo y debiera ser bonito”. Raymond Loewy, diseñador del paquete blanco de los cigarrillos Lucky Stricke, dijo en los felices treinta del siglo pasado: “lo feo no se vende”, lo que condicionó al diseño americano durante casi cuarenta años.>>

Pienso después de todo, que aquel niño no estaba tan equivocado, y que el diseño y la publicidad deben cumplir todas esas funciones: comunicar, vender y “ser bonito”.

Con la misma ilusión que entonces, sigo diseñando …